Capítulo VII

Bueno, supongo que por lo que tardó en darme el primer beso os haréis idea de lo que tardó en, ejem, bueno, ya os lo imagináis no? Pero a mi no me importaba tampoco, yo también lo preferí así. Solo estar a su lado me bastaba. No necesitaba sexo (de momento) eso era secundario. Había encontrado lo que tanto me afané en buscar durante  muchos años sin suerte. Mi amor verdadero, mi media naranja, realmente existe y me llegó en forma de flechazo. Esto realmente es lo mejor del mundo; tener una persona con la que te sientes plenamente adaptada y complementada, que piensa y siente como tú, con la que no hace falta muchas veces hablar para saber qué quiere o qué no. Saber desde un principio que es la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida, con la que quieres tener hijos, con la que te quieres casar para que todo el mundo sepa que es tuyo, …

Solo decir una cosa más. A todas esas personas que  como yo hemos dudado e incluso renegado de la felicidad tantas veces, decirles que no desesperen, que existe un amor para cada uno y que llega en el momento que menos te esperas, te coge por sorpresa y te cambia la vida.

Y a mis hijos, si es que alguna vez los tengo, deciros que os quiero y anhelo antes de saber si existiréis físicamente y os deseo que tengáis tanta suerte como la que hemos tenido vuestro padre y yo al encontrarnos. Espero que también encontréis vuestro amor, el que solo a vosotros os pertenece y  que podáis pasar el resto de vuestras vidas juntos y felices, como espero pase con nosotros. Esto es lo mas grande y lo mejor que se puede desear para alguien.

No se puede expresar con palabras lo que se siente por un amor verdadero, es tanto y tan bueno que,……solo se, que daría mi vida por él porque después de conocerle, se que si él no estuviera, nada tendría sentido.

El es toda mi vida.

Y así acaba mi versión de la historia. Espero que os haya gustado y hayáis disfrutado de ella tanto como lo he hecho yo siendo la protagonista.

Muchos besos para todos, en especial para mi niño grande. (Tú ya sabes que yo no te quiero).

¡Ah por cierto! Se me olvidaba el título del relato:

“Historia de un amor verdadero”

Esta entrada fue publicada en Los Inicios. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Capítulo VII

  1. Lara dice:

    Qué bonito, qué delicia leeros. Me alegro mucho por los dos. Historias como la vuestra, como la mía, como la de cada uno, son las que hacen que vivir tenga un sentido. Enhorabuena, siempre he tenido a Enrique en mi pensamiento, pues él estaba allí, en mi momento mágico, cuando se me clavó sin piedad la flecha de Cupido.. os deseo lo mejor!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>